Dieter F. Uchtdorf

Niñez

Elder Dieter F Uchtdorf Mormon Apostle

Dieter F. Uchtdorf nació en Mahrisch Ostrau, Czechoslovakia, el 6 de noviembre de 1940.  Él fue miembro del Quórum de los Doce Apóstoles y fue recientemente llamado para ser el Segundo consejero de la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El padre de Dieter, Karl Albert Uchtdorf fue llamado a filas del Ejército Alemán durante la Segunda Guerra Mundial e inmediatamente separado de su esposa y niños pequeños. Dieter fue el menor de la familia y no comprendía adónde iba su padre, sólo que su padre estaba siendo alejado de él. La madre de Dieter Hildegard sabía que ella cuidaría de su familia durante un tiempo cuando la guerra en Europa los ponía en peligro a cada momento.

Con los Aliados en el oeste y las fuerzas de Stalin en el este, Hildegard deseaba llegar tan cerca como fuera posible de la frente oeste. Ella llevó a sus hijos y salió hacia Zwickau, Alemania.

Afortunadamente, su esposo sobrevivió a la guerra y se unió a su familia en Zwickau; sin embargo, Karl se había vuelto un implacable enemigo tanto de los Nazis como de los regímenes Comunistas. Los Nazis habían sido destruidos y Stalin ahora controlaba las vidas de los alemanes como resultado de la división post-guerra de Alemania. La posición política de Karl puso las vidas de la familia en peligro, así que por segunda vez en siete años, la familia dejó todo lo que poseían y, a pesar del peligro, viajaron a Frankfurt, Alemania Occidental.

Dieter recuerda este período: “Éramos refugiados con un futuro incierto…Jugaba en casas bombardeadas y crecí con las consecuencias siempre presentes de una guerra perdida y la conciencia de que mi país había infligido un terrible dolor a muchas naciones durante la horrenda Segunda Guerra Mundial”. 1

Como un joven adolescente, Dieter montaba su bicicleta hasta el Aeropuerto Frankfurt y fijaba su vista en los aviones. A medida que observaba los aviones y el personal del aeropuerto le permitió ver la cabina de mando, su amor por volar creció. Soñaba que un día podría sentir la libertad de volar en los cielos.

Conversión

A través de las nubes de confusión que envolvía sus vidas, aún brillaba lo rescatable. Fue mientras la familia estaba en Zwickau que ellos hallaron la Iglesia Mormona. “Después de la Segunda Guerra Mundial II, mi abuela estaba en la fila para recibir comida cuando una hermana soltera mayor sin familia la invitó a la reunión sacramental. …Mi abuela y mis padres aceptaron la invitación. Ellos fueron a la Iglesia, sintieron el Espíritu, la bondad de los miembros elevó su espíritu y fueron edificados por los himnos de la Restauración. …Cuán agradecido estoy por una abuela espiritualmente sensible, por padres dispuestos a aprender, y una sabia hermana de cabellos blancos que tuvo la dulce valentía de esforzarse y seguir el ejemplo del Salvador al invitarnos a ‘venir y ver’. 2

Educación

A la edad de 18 años, Dieter estudió ingeniería, seguido de seis años en la Fuerza Aérea Alemana. Luego, debido a una relación mutua entre el gobierno alemán y el estadounidense, Dieter ingresó a la escuela de entrenamiento para pilotos de aviones de caza en Big Spring, Texas, donde él ganó alas en la Fuerza Aérea Americana y Fuerza Aérea Alemana. El logo más considerable en la escuela para Dieter fue ganar el codiciado Trofeo del Comandante, esto debido a ser un estudiante para piloto sobresaliente en su clase.

Matrimonio/Familia

Harriet Reich tenía cuatro años y estaba viviendo en Frankfurt casi al final de la Segunda Guerra Mundial II. Ella recuerda un simpático soldado americano que pasó a su lado en la calle y le ofreció amablemente una barra de goma de mascar. Ella la tomó con indecisión y nunca olvidó la cara del joven y su gesto amigable. Diez años más tarde, dos misioneros mormones tocaron la puerta de Reich. Harriet abrió la puerta mientras su madre prohibía a los misioneros entrar. Al ver el mismo tipo de mirada de los misioneros que ella vio en el soldado, Harried rogó a su madre que los dejara pasar.

Los misioneros dejaron una copia del Libro de Mormón con ciertos pasajes marcados para resaltar su importancia. Esa noche la madre de Harriet leyó el Libro de Mormón. Harriet recuerda cómo el semblante de su madre cambio casi inmediatamente. Desde que la guerra había terminado, la madre de Harriet, que había enviudado recientemente y era madre de dos pequeñas niñas, estaba deprimida e infeliz. Pero a medida que su madre leía el Libro de Mormón, Harriet vio que la luz volvía a sus ojos. Cuando los misioneros volvieron ellos preguntaron: “¿Leyó las escrituras marcadas?” “Lo leí todo”, dijo la Hermana Reich, “Pasen. Tengo preguntas que deseo que me respondan”. Harriet, su madre y su hermana fueron bautizadas en la Iglesia Mormona cuatro semanas después. “La vida cambió para nosotras ese día. Otra vez más reímos y corrimos y hallamos felicidad en nuestro hogar. Se lo debo todo al evangelio de Jesucristo”, explicó Harriet.

Fue mientras asistía a una actividad de los jóvenes a los trece años de edad que Dieter conoció por primera vez a Harriet. Dieter recuerda: “Siempre la amé. Me enamoré de ella desde el principio…Ella era una joven muy hermosa. Aún lo es”. Fue amor a primera vista para Dieter, pero no para Harriet. No fue sino hasta que Dieter había cumplido con su deber militar y había regresado a Alemania que ella empezó a apreciar a Dieter. Ellos empezaron a salir y se casaron el 14 de diciembre de 1962, en el Templo de Suiza. Dos niños bendecirían a esta familia – Guido y Antje.

Aun con su apretado horario profesional y con llamamientos en la Iglesia, la primera prioridad de Dieter siempre fue su familia. Antje recuerda: “Cuando [papá] estaba en casa, él se dedicaba totalmente a mamá y a nosotros. Por supuesto, todo es emocionante para mamá y papá hace que las cosas sean emocionantes. Él hacía de todo una aventura – aun salir a la tienda de abarrotes. Ellos nos llevaron a algunas de las vacaciones familiares más emocionantes que un niño pueda imaginar. ¡Así que como niñas estábamos muy seguido en un estado de emoción de uno u otro modo todo el tiempo!” Guido dice: No recuerdo que haya habido sermones. Sólo recuerdo que [papá] siempre estaba interesado en mí. Teníamos salidas, que a menudo eran caminatas en la noche y, en ocasiones especiales, excursiones en las montañas. Me encantaba tener esos momentos para conversar. Y en todas esas situaciones él me enseñó con el ejemplo”.

Carrera profesional

En 1970, a la edad de 29 años, Dieter fue nombrado a capitán con Lufthansa Airlines, un rango que una vez le dijeron que nunca podría alcanzar hasta mucho más adelante en su carrera. En 1972, se convirtió en el gerente de la flota 737. En 1975, el llegó a ser director de la escuela de entrenamiento para pilotos en Goodyear, Arizona––el puesto principal y de más honor ofrecido en la organización Lufthansa. Más adelante sus responsabilidades serían como piloto en jefe y jefe de las tripulaciones de cabinas de mando en 1980, y como primer vicepresidente de operaciones de fuelo en 1982.

En diciembre de 1973, el presidente de las Aerolíneas Alemanas Lufthansa recibió alarmantes noticias:

Cinco terroristas habían secuestrado un avión Lufthansa 737 en Roma, Italia, y se estaban dirigiendo a Atenas, Grecia, con rehenes a bordo. A medida que lo hacían, 32 personas yacían muertas en Roma, y uno de los rehenes ahora en el vuelo pronto fue mortalmente herido y tirado de modo sumario a la pista del aeropuerto en Atenas. Con pistolas en las cabezas del piloto y el copiloto, con rehenes temblando de terror, los inestables secuestradores instruyeron realizar una ruta extraña Roma-Beirut-Atenas-Damasco-Kuwait.

En un instante, el presidente de Lufthansa ordenó salir al aire a su piloto en jefe para la flota 737. Dieter, de treinta y tres años tenía que llevar a un pequeño grupo de personal de emergencia y seguir al avión secuestrado donde fuera que los guerrilleros lo llevaran. En cada oportunidad posible debía negociar para la liberación del avión, los pilotos y los rehenes. Luego, cuando todo esto se hubiera logrado, debía conducir el 737 secuestrado de regreso a las oficinas centrales en Frankfurt.

Afortunadamente, ya no hubo más derramamiento de sangre y la misión se cumplió exitosamente.

Servicio en la Iglesia

Mientras asistía a la escuela de entrenamiento para pilotos de aviones caza en Texas, Dieter ayudó a construir un centro de reunión para la rama local de la Iglesia Mormona. A pesar de todos los premios y promociones que recibió, él siempre sentía que esto era mucho más significativo.

En medio de los cambios y responsabilidades de su carrera, Dieter fue llamado a ser el presidente de la Estaca Frankfurt Alemania y luego presidente de la Estaca Mannheim Alemania. Y luego en 1994, él fue llamado al Segundo Quórum de los Setenta.

Élder Larsen era Presidente de Área para quien el élder Uchtdorf sirvió como consejero. Élder Larsen dice: “Nuestra área en aquellos días cubría la mayor parte de Europa Occidental y Central, países que habían sido afectados por la Segunda Guerra Mundial. Cada persona que conocía a Dieter lo amaba instantáneamente, pero en aquellos primeros meses él no podía hacer otra cosa sino preguntarse sobre viajar y presidir en países donde no lo conocían y de donde todavía tenía tristes recuerdos sobre la guerra. …Élder Uchtdorf ama a las personas tan genuinamente y es tan cautivadoramente agradable que doquier que iba lo abrazaban literal y figurativamente.  El evangelio obra milagros en tales situaciones y los miembros de la Iglesia a quienes él fue fueron tan magnánimos y amables ya que Dieter era humilde, inspirador, y dedicado a ellos”. 3

Ocurrió una situación particular cuando el gobierno alemán estaba tomando medidas drásticas contra religiones no tan conocidas. El élder Anderson de los Setenta que sirvió con el élder Uchtdorf recuerda la situación: “Una lista inicial de ‘sectas’ incluía La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Para contrarrestar esta seria amenaza a la obra, los líderes de la Iglesia necesitaron al representante alemán más decidido y con mejor reputación que pudieran encontrar para ir a Bonn. Ese fue el élder Uchtdorf…Su presentación valiente y audaz allá fue tan persuasiva y articulada y su reputación con Lufthansa tan bien conocida y admirada, que los funcionarios alemanes que le dieron audiencia se quedaron asombrados de lo que habían hecho inadvertidamente. En efecto, ellos dijeron: ‘Si usted es un Santo de los Últimos Días, no necesitamos más evidencia que eso. Ciertamente su iglesia no estará incluida en ninguna de éstas listas de religiones en el futuro”. 3

En octubre de 2004, el élder Uchtdorf fue llamado al Quórum de los Doce Apóstoles. Él es el primer apóstol en más de cincuenta años que no nació en los Estados Unidos y el primero de Alemania.

Para más información acerca de la Iglesia Mormona, sírvase ver el siguiente sitio web: Creencias mormonas.

1 “La Iglesia mundial es bendecida por la voz de los profetas”, Liahona, noviembre de 2002, pág.10.
2 “La oportunidad de testificar”, Liahona, noviembre de 2004, pág.74.
3 Élder Dieter F. Uchtdorf: On to New Horizons”, Ensign, 2005, págs.10-15.

Speak Your Mind

Tell us what you're thinking...
and oh, if you want a pic to show with your comment, go get a gravatar!


Derechos de autor © 2014 Historia Mormona. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.