Jesucristo: Creador

La doctrina de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (en ocasiones inadvertidamente llamada la “Iglesia mormona”) sostiene que todas las cosas fueron creadas por Dios el Padre por medio de Su Hijo, Jesucristo, también llamado “La Palabra”.

AL principio del evangelio de Juan, dice:

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Éste estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (Juan 1:1-4).

mormon-jesucristo-CreadorJosé Smith, el primer profeta de esta última dispensación de los tiempos, fue ordenado por Dios a empezar la traducción de la Biblia. En el proceso, José Smith recibió por revelación, algunas partes perdidas de Génesis. Él registró esta revelación como el Libro de Moisés, ahora ubicada en la Perla de Gran Precio, el cual es escritura canonizada en la Iglesia de Jesucristo.

En el Libro de Moisés hay un relato de la conversación de Moisés con Dios cuando Moisés fue llevado a un monte alto. Moisés tenía que ser transfigurado o “arrebatado” por el Señor con el fin de estar en la presencia de Dios y vivir.

Y vio a Dios cara a cara, y habló con él, y la gloria de Dios cubrió a Moisés; por lo tanto, Moisés pudo soportar su presencia. Y Dios habló a Moisés, diciendo: He aquí, soy el Señor Dios Omnipotente, y Sin Fin es mi nombre; porque soy sin principio de días ni fin de años; ¿y no es esto sin fin? He aquí, tú eres mi hijo; mira, pues, y te mostraré las obras de mis manos; pero no todas, porque mis obras son sin fin, y también mis palabras, porque jamás cesan.

Por consiguiente, ningún hombre puede contemplar todas mis obras sin ver toda mi gloria; y ningún hombre puede ver toda mi gloria y después permanecer en la carne sobre la tierra. Y tengo una obra para ti, Moisés, hijo mío; y tú eres a semejanza de mi Unigénito; y mi Unigénito es y será el Salvador, porque es lleno de gracia y de verdad; pero aparte de mí no hay Dios, y para mí todas las cosas están presentes, porque todas las conozco…

Y he aquí, la gloria del Señor cubrió a Moisés, de modo que Moisés estuvo en la presencia de Dios y habló con él cara a cara. Y Dios el Señor le dijo a Moisés: Para mi propio fin he hecho estas cosas. He aquí sabiduría, y en mí permanece. Y las he creado por la palabra de mi poder, que es mi Hijo Unigénito, lleno de gracia y de verdad. Y he creado incontables mundos, y también los he creado para mi propio fin; y por medio del Hijo, que es mi Unigénito, los he creado (Moisés 1:2-6; 31-33).

En el segundo capítulo del Libro de Moisés encontramos un relato de la creación de esta tierra. Muy similar al relato de Génesis, el Libro de Moisés esclarece algo para nosotros, que todo fue creado espiritualmente en la morada celestial, antes de que fuera creado físicamente como la tierra y todo lo que hay en ella.

Y sucedió que el Señor habló a Moisés, diciendo: He aquí, te revelo lo concerniente a este cielo y a esta tierra; escribe las palabras que hablo. Soy el Principio y el Fin, el Dios Omnipotente; he creado estas cosas por medio de mi Unigénito; sí, en el principio creé los cielos y la tierra sobre la cual estás…

Y ahora bien, he aquí, te digo que éstos son los orígenes del cielo y de la tierra, cuando fueron creados, el día en que yo, Dios el Señor, hice el cielo y la tierra; y toda planta del campo antes que existiese en la tierra, y toda hierba del campo antes que creciese. Porque yo, Dios el Señor, creé espiritualmente todas las cosas de que he hablado, antes que existiesen físicamente sobre la faz de la tierra. Pues yo, Dios el Señor, no había hecho llover sobre la faz de la tierra. Y yo, Dios el Señor, había creado a todos los hijos de los hombres; y no había hombre todavía para que labrase la tierra; porque los había creado en el cielo; y aún no había carne sobre la tierra, ni en el agua, ni en el aire; (Moisés 2:1; Moisés 3:4-5).

mormon-jesucristo-Segunda-VenidaEstas escrituras revelan algo muy especial acerca del Plan de Salvación de Dios para Sus hijos que se enseña en la doctrina mormona, pero no es comprendida en otras sectas cristianas; que somos seres espirituales. Existimos como inteligencias antes que Dios, nuestro Padre Eterno, organizara nuestros espíritus. Vivimos con Él en una morada espiritual premortal en la que todo y todos fuimos creados antes de nuestra permanencia mortal en la tierra. En esta morada premortal elegimos sostener a Jesucristo, eternamente divino, como el Salvador del mundo. Él expiaría por nuestros pecados y haría posible regresar al Padre Celestial con nuestros seres queridos y morar eternamente en Su presencia. Los mormones llaman a esto la “vida eterna”, o la exaltación. Otro regalo, la inmortalidad, viene con la resurrección, otra bendición de la expiación de Cristo para nosotros.  Dios ha revelado que esta es su objetivo primordial; volvernos como Él y exaltarnos. Él ha dicho:

Porque, he aquí, ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre (Moisés 1:39).

Siempre estuvimos destinados a encontrar lo divino dentro de nosotros mismos e intentar volvernos como Cristo. Fuimos creados a Su imagen:

Y yo, Dios, dije a mi Unigénito, el cual fue conmigo desde el principio: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y fue hecho. Y yo, Dios, dije: Tenga dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre el ganado, sobre toda la tierra y sobre todo lo que se arrastra sobre la tierra. Y yo, Dios, creé al hombre a mi propia imagen, a imagen de mi Unigénito lo creé; varón y hembra los creé (Moisés 2:26-27).

Otra escritura en el Libro de Abraham habla de “Dioses”, refiriéndose a Dios el Padre y Su Hijo Unigénito, Jesucristo:

Entonces el Señor dijo: Descendamos. Y descendieron en el principio, y ellos, esto es, los Dioses, organizaron y formaron los cielos y la tierra (Abraham 4:1)

Todo el relato de la creación en el Libro de Abraham habla del Padre Celestial y Cristo haciendo la obra de la creación juntos, “Dioses”.

Recursos Adicionales:

Más acerca de la Creación

Jesucristo en el mormonismo

Más acerca de la vida premortal

Derechos de autor © 2017 Historia Mormona. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.