Los primeros años de José Smith

Nacimiento y niñez

José Smith, hijo, nació el 23 de diciembre de 1805, en Sharon, Vermont. Fue el quinto niño (incluyendo un hijo sin nombre que nació al morir en 1797), de once hijos de José Smith padre, (1771-1848) y Lucy Mack (1775-1856). De esos once hijos, nueve sobrevivieron hasta la madurez. De los nueve sobrevivientes, eran seis hombres y tres mujeres: Alvin, Hyrum, Sophronia, Joseph, Samuel Harrison, William, Katharine, Don Carlos, y Lucy.

La vida de José Smith, el profeta mormonAnteriormente, la familia Smith, por su pobreza extrema, se vio forzada a trasladarse, primero a New Hamshire en 1811, luego a Palmyra, New York en 1816, cuando José tenía diez años de edad. Mientras estaban en Vermont, la familia perdió mucho dinero tratando de ser comerciantes de ginseng, cuando el intermediario que habían escogido huyó con sus ganancias. Esto obligó a la familia a continuar la vida dura de trabajar en la granja, lo que hicieron al comprar una tierra enmontada justo al sur de Palmyra. De su infancia, su madre, Lucy recordaba que él parecía un niño muy normal, acostumbrado al trabajo duro y a la meditación profunda, pero no le gustaba leer mucho.

Fiebre tifoidea

Un acontecimiento notable de su niñez ocurrió mientras su familia estaba viviendo en Lebanon, New Hampshire, en 1811, cuando José, entre muchos otros, contrajo fiebre tifoidea. (Cerca de 6,000 personas murieron en esta epidemia regional.) La fiebre cedió, pero la infección finalmente invadió su pierna. Su hermano Hyrum pasó semanas sosteniendo la pierna hinchada para aliviar la presión, hasta que se pudiera encontrar un doctor para que lo atendiera.

Afortunadamente para la familia, la Escuela de Medicina Dartmouth estaba cerca, varios doctores destacados llegaron a tratar a José. Ellos recomendaron la amputación, pero Lucy, la madre de José, no lo permitió, sabía la clase de vida que le esperaba a un amputado. En su lugar, el doctor Nathan Smith propuso abrir la pierna y cortar las partes infectadas. El pequeño José, tenía sólo como siete años de edad, pidió que su madre saliera de la casa y que su padre lo sostuviera durante la operación. José rehusó tomar whisky, la única forma disponible de anestesia en esos días, y para soportar el dolor. Casi muere en la operación, perdió una inmensa cantidad de sangre, pero durante los siguientes meses, se recuperó, sólo quedó con una ligera cojera para el resto de su vida, aunque tuvo que caminar con muletas por muchos meses. Por un tiempo, enviaron a José a vivir con un tío en Salem, Massachusetts, con la esperanza que el aire fresco del mar lo ayudara a sanar más rápido. Este incidente consumió cualquier dinero extra que haya tenido la familia Smith.

La familia de José Smith y la religión

La familia de José Smith era religiosa, pero en general se abstenía de comprometerse a una religión, como era común entre las personas de la frontera en esos días. La familia reunida regularmente leía la Biblia, oraban juntos y estaban profundamente preocupados por el bienestar de sus almas. Esto afectó al joven José Smith también, después él recordó que frecuentemente miraba las estrellas y reflexionaba sobre Dios y su propia salvación. Dijo que él deseaba “tener una religión” y ser salvo, pero no tenía el sentimiento como lo tenían otros. En 1816 y 1817, cuando José tenía 12 años, un renacimiento religioso azotó la parte alta del estado de New York. Esto le causó a José gran preocupación, se preocupó que no sería salvo. A pesar que el fervor del renacimiento decayó en 1817, no fue así con los sentimientos del joven José. Continuó orando y reflexionando sobre lo qué debería de hacer. Su familia llegó a estar dividida también, su madre y algunos de sus hermanos se unieron a la Iglesia Presbiteriana, mientras que su padre permaneció apartado. Fiel a su padre, José permaneció parcial a la Iglesia Metodista y hasta se unió a un club de debate para hombres jóvenes en esa iglesia.

La necesidad diaria significó, sin embargo, que José Smith no tuvo tiempo para recibir educación regular o educación a distancia. Él leía la Biblia, aunque sólo tuvo pocos días de educación formal, sin embargo sus padres le enseñaron la lectura básica y aritmética. La pobreza de la familia ocasionó que los muchachos mayores, incluido José, se emplearan a sí mismos como jornaleros con los granjeros del vecindario, José Smith padre, ocasionalmente administraba un puesto en el pueblo para vender comida y alcohol. Los muchachos eran conocidos por ser trabajadores e industriosos, así también podían verse los muchos acres que ellos limpiaban en su propiedad y la casa de madera que construyeron, la cual todavía existe. Hacia el final de la década, a principios de 1820, José describió que estaba aún más inquieto sobre la religión y estaba determinado a encontrar una respuesta.

Derechos de autor © 2017 Historia Mormona. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.